Ideas para emprender un negocio

El mejor negocio para empezar con poco dinero

Para muchos emprendedores, el viaje comienza cuando dan un nombre a su sueño. Luego vienen todas las demás cosas que conlleva la creación de un negocio, como hacer un estudio de mercado, redactar un plan de negocio, elegir la estructura empresarial adecuada, crear un presupuesto inicial, buscar financiación, crear una nueva marca y crear una presencia en Internet.

Ahora es cuando empieza la diversión: crear los primeros activos de la marca (como el logotipo, los nombres de las redes sociales y el correo electrónico profesional) y crear un sitio web elegante. Es importante parecer el profesional que eres cuando empiezas un negocio.

Ideas de negocio para emprendedores

Muchas de las ofertas que aparecen en este sitio son de anunciantes de los que este sitio web recibe una compensación por aparecer en él. Esta compensación puede influir en cómo y dónde aparecen los productos en este sitio (incluyendo, por ejemplo, el orden en que aparecen). Estas ofertas no representan todos los productos de depósito, inversión, préstamo o crédito disponibles.

Los estadounidenses están creando empresas en un número récord. Algunos están sustituyendo los ingresos de los puestos de trabajo que perdieron en la pandemia, y otros, llenos de dinero gracias a los pagos de estímulo, están aprovechando la oportunidad de trabajar por sí mismos. Cualquiera que sea la razón por la que quieres emprender un negocio, el primer reto al que te enfrentarás será encontrar la idea adecuada. Puede parecer que otros ya se han lanzado a por todos los conceptos empresariales fantásticos, pero tú puedes darle un giro incluso a la idea más común para que parezca nueva. Y en muchos casos, no necesitas mucho dinero para hacerlo.

El dropshipping es uno de los negocios más sencillos que se pueden iniciar hoy en día. Un proveedor externo almacena y envía los productos en tu nombre. Lo único que necesitas es un poco de capital para empezar, ya que no requiere intervención y es escalable. Puedes generar ventas en una plataforma como Shopify que transfiere automáticamente los pedidos a tus proveedores, o puedes enviar los pedidos tú mismo utilizando cualquier sitio de comercio que quieras.

Cuidado de la casa

¿No sería genial tener tu propia marca de ropa? Hoy es más fácil que nunca. Puedes contratar la producción y vender en línea. Puedes vender a través de plataformas como Amazon y eBay o tu propio sitio web, o incluso puedes vender a los minoristas tradicionales.

Puedes empezar tu línea de ropa a pequeña escala y hacerla crecer a tu propio ritmo. Ralph Lauren comenzó su imperio de la moda con unas cuantas corbatas que vendía personalmente a las tiendas de Nueva York. Phil Knight comenzó con Nike a tiempo parcial, mientras seguía trabajando en su empleo diario como contable. Al principio vendía unas zapatillas de atletismo que importaba de una empresa de zapatillas de Japón.

Tú también puedes montar tu propio negocio de ropa aunque no tengas experiencia en el sector. Por ejemplo, mi amigo Rudy Glocker dejó de trabajar en el sector financiero para crear su propia línea de ropa, Burgeon Outdoor. Rudy se centra en la ropa de exterior diseñada para la región montañosa en la que se encuentra su empresa.

Te sugiero que lances tu negocio de ropa con unos pocos y fabulosos artículos. Encuentre una fuente de fabricación que produzca un producto de calidad de forma constante. Como en cualquier negocio, haga un esfuerzo adicional por adelantado, diseñando con mucho cuidado su negocio y sus primeros productos.

Cómo iniciar un negocio

En 2018, el comercio electrónico es más popular que nunca. Para muchas personas, ha sustituido a las tiendas de ladrillo y mortero como la forma preferida de comprar. Los dispositivos móviles han contribuido en gran medida al aumento del ecommerce: se estima que el móvil representará el 70% de todo el tráfico de ecommerce solo a finales de este año.

Ecommerce es la abreviatura de «comercio electrónico», y es cualquier negocio o transacción comercial realizada electrónicamente. El comercio electrónico es más conocido como el proceso de compra y venta de artículos físicos o electrónicos en línea. Algunos ejemplos son las compras al por menor en línea, los sitios de subastas como eBay, el comercio de bienes y servicios entre empresas y la banca en línea.

El comercio electrónico es beneficioso para las empresas en algunos aspectos importantes: puede reducir los costes al limitar los gastos de poseer y gestionar una tienda física. Es más rápido y cómodo que la mayoría de las transacciones comerciales tradicionales, y puede llegar a los consumidores en zonas en las que las barreras geográficas habrían impedido la expansión de las tiendas físicas.