Dinamicas de trabajo en equipo para jovenes

Actividades de creación de equipos para jóvenes pdf

Enseñar a trabajar en equipo en las escuelas es realmente importante. Somos muy jóvenes cuando empezamos a trabajar con otras personas en un escenario de equipo: jugando con amigos en el patio y trabajando con compañeros en proyectos escolares. A esta temprana edad ni siquiera nos planteamos cómo interactuar con los miembros de nuestro equipo y con nuestros compañeros, simplemente dejamos que nuestros comportamientos naturales dirijan nuestras interacciones. Sin embargo, cuando llegamos a la educación secundaria, es importante aprender a trabajar bien en un entorno de equipo, a reconocer los puntos fuertes de nuestros compañeros y de nosotros mismos y a utilizar este conocimiento en beneficio del equipo.

El trabajo en grupo y en equipo continúa a lo largo de nuestra vida, desde la educación formal hasta el lugar de trabajo. Al fin y al cabo, es poco probable que acabemos en un trabajo en el que nunca interactuemos o trabajemos con otras personas.

Belbin lleva más de 30 años trabajando con individuos y equipos de todo el mundo. El lenguaje de los Roles de Equipo Belbin ayuda a las personas a identificar sus propios puntos fuertes de comportamiento y los de los demás, y a utilizar esta información para trabajar juntos de forma más eficaz.

Juegos de formación de equipos para jóvenes sin equipo

Las habilidades que se aprenden en la formación de equipos son partes importantes del desarrollo personal y grupal de los niños. Durante las actividades de formación de equipos, los niños tienen la oportunidad de comunicarse entre sí y de trabajar por un objetivo común. Al practicar cómo ser un miembro eficaz del equipo y un líder del mismo, los niños desarrollan la confianza en sus propias capacidades.

Las habilidades aprendidas en las actividades de formación de equipos son importantes para el desarrollo personal y grupal de los niños. Durante las actividades de formación de equipos, los niños tienen la oportunidad de comunicarse entre sí y trabajar para conseguir un objetivo común. Al practicar cómo ser un miembro eficaz del equipo y un líder del mismo, los niños desarrollan la confianza en sus propias capacidades. Aprender a trabajar con otros y la comunicación son subproductos importantes de la formación de equipos.

La formación de equipos con los niños significa que estás desarrollando su capacidad para trabajar juntos hacia un objetivo común. Esto facilita el trabajo o la tarea porque los niños trabajan juntos. Cuando un equipo trabaja en conjunto para resolver un desafío, todos los integrantes del grupo ganan y todos los niños tienen una experiencia positiva. Realice con los niños actividades de formación de equipos que hagan hincapié en la cooperación y la colaboración, no en la competición. Las habilidades que se aprenden al formar parte de un equipo son necesarias para actuar positivamente en la vida diaria en la escuela, el trabajo y la comunidad.

Nudo humano

La idea es realizar varias actividades que sean divertidas, desafiantes y que además tengan el «efecto secundario» de crear habilidades de trabajo en equipo que puedan ayudar a mejorar el rendimiento y la productividad de los empleados en la oficina. En esta primera entrega, echaremos un vistazo a 10 actividades de team building muy eficaces y divertidas, diseñadas para mejorar la comunicación y la capacidad de resolución de problemas. Estas 10 actividades de creación de equipos harán que su empresa esté en camino de construir un equipo de compañeros que trabajen bien juntos, sean productivos y tengan un enfoque renovado.

Comience haciendo que cada miembro del equipo escriba en secreto dos verdades sobre sí mismo y una mentira en un pequeño trozo de papel. No reveles a nadie lo que has escrito. Una vez que cada persona haya completado este paso, deja de 10 a 15 minutos para una conversación abierta -como en un cóctel- en la que todos se preguntan sobre sus tres preguntas. La idea es convencer a los demás de que tu mentira es en realidad una verdad mientras, por otro lado, intentas adivinar las verdades/mentiras de los demás haciéndoles preguntas. No reveles tus verdades o mentiras a nadie, ¡incluso si la mayoría de la oficina ya lo ha adivinado! Tras el periodo de conversación, reúnanse en un círculo y, uno por uno, repitan cada una de sus tres afirmaciones y que el grupo vote cuál creen que es la mentira. Puedes jugar a este juego de forma competitiva y conceder puntos por cada mentira que se adivine o por sorprender a los demás jugadores con tu propia mentira. Este juego no sólo ayuda a fomentar una mejor comunicación en la oficina, sino que también te permite conocer mejor a tus compañeros de trabajo.

Actividades de team building para preadolescentes

La mayoría de las veces asociamos las actividades de formación de equipos con los adultos en un entorno corporativo. Pero los adolescentes también pueden beneficiarse de la participación en estas actividades. Se encuentran en una importante etapa de desarrollo de sus vidas y perfeccionar las habilidades que pueden necesitar más adelante es una gran idea.

Habilidades como la comunicación, la resolución de problemas y la colaboración se utilizan en todos los ámbitos de la vida. Las actividades de creación de equipos permiten a los participantes aprender y perfeccionar estas y otras habilidades. Y lo que es más, se divertirán mientras lo hacen. Estas actividades hacen que los participantes se rían y estrechen lazos, ¡de lo contrario no funcionarían!

La mayoría de los ejercicios de creación de equipos se basan en el trabajo hacia un objetivo común. Esto ayudará a los participantes a mejorar su lógica y su capacidad para resolver problemas. Tendrán que desarrollar formas únicas de pensar en las tareas y aprovechar métodos que no han utilizado antes. A su vez, serán capaces de abordar los problemas a los que se enfrentan en su día a día, en su trabajo o en sus estudios, por ejemplo.

Pero no lo harán solos. Así, mientras desarrollan nuevas habilidades para resolver problemas, aprenderán a colaborar con los demás. Esto mejora la comunicación, enseñando a los adolescentes a escuchar y valorar las aportaciones de todos. Es especialmente útil para aprender a trabajar con quienes no se llevan bien.