Dinámicas de trabajo en equipo

dinámica de grupo

¡Tienes el equipo! Muy bien. Pero, ¿cómo sabe que trabajarán juntos de forma eficaz? ¿Y cómo puede conseguir la combinación adecuada de habilidades y personalidades para que su proyecto o empresa cobre vida? Detrás de todo equipo de éxito está la dinámica de equipo. Son estos ingredientes clave los que hacen o deshacen cualquier negocio.

Significa que cada grupo tiene su propio clima psicológico que influye en el comportamiento y el rendimiento del grupo. Además, cada personalidad involucrada en el grupo establece inconscientemente la dirección de la dinámica de grupo, ya sea positiva o negativa.  En resumen, la definición de dinámica de equipo se reduce a esto:

La respuesta es sencilla: la dinámica de grupo o de equipo define la eficacia del equipo en su rendimiento laboral y en la generación de nuevas ideas. En consecuencia, influye en el resultado global del proyecto.

Lo bueno de la dinámica de equipo es que si conoces sus parámetros y los controlas, puedes influir en ellos. De este modo, si uno de tus proyectos ha empezado mal, puedes hacer algo al respecto intentando cambiar la dinámica del equipo en lugar de observar cómo el proyecto se va descarrilando poco a poco.

desarrollo de grupos

Las dinámicas de equipo son las fuerzas psicológicas inconscientes que influyen en la dirección del comportamiento y el rendimiento de un equipo.    Son como las corrientes submarinas en el mar, que pueden llevar a los barcos en una dirección diferente a la que pretenden navegar.

Las dinámicas de equipo pueden ser buenas, por ejemplo, cuando mejoran el rendimiento general del equipo y/o sacan lo mejor de cada uno de sus miembros.    También pueden ser malas, por ejemplo, cuando provocan conflictos improductivos, desmotivación e impiden que el equipo alcance sus objetivos.

ejemplos de dinámicas de equipo

A lo largo de los años, a medida que los equipos se han vuelto más diversos, dispersos, digitales y dinámicos, la colaboración se ha vuelto más compleja. Pero aunque los equipos se enfrentan a nuevos retos, su éxito sigue dependiendo de un conjunto básico de fundamentos. Como descubrió J. Richard Hackman, que empezó a investigar los equipos en la década de 1970, lo más importante no son las personalidades o el comportamiento de los miembros del equipo, sino si un equipo tiene una dirección convincente, una estructura sólida y un contexto de apoyo. En su propia investigación, Haas y Mortensen han descubierto que los equipos necesitan esas tres «condiciones favorables» ahora más que nunca. Pero su trabajo también ha revelado que los equipos actuales son especialmente propensos a dos problemas corrosivos: El pensamiento «nosotros contra ellos» y la información incompleta. Para superar estos escollos se necesita una nueva condición habilitadora: una mentalidad compartida.

Este artículo detalla lo que deben hacer los jefes de equipo para establecer las cuatro bases del éxito. Por ejemplo, para promover una mentalidad compartida, los líderes deben fomentar una identidad común y un entendimiento común entre los miembros del equipo, con técnicas como el «tiempo estructurado no estructurado». Los autores también describen cómo evaluar la eficacia de un equipo, proporcionando una evaluación que los líderes pueden llevar a cabo para ver qué está funcionando y dónde hay margen de mejora.

pensamiento de grupo

Crear equipos de alto rendimiento no es un simple caso de reunir al personal con más talento. A veces el rendimiento sigue siendo bajo, los resultados son pobres y el crecimiento es lento. El nivel de su personal es excelente. Entonces, ¿dónde está el problema?

En la mayoría de los casos, el problema es una mala dinámica de equipo, y cuando se aborda, las mejoras pueden ser sustanciales. No se preocupe. Tenemos algunas estrategias sencillas para mejorar la dinámica del equipo y dar un giro a su rendimiento.

Cuando se forma un equipo, los directivos suelen tener en cuenta las habilidades y la experiencia de los individuos, pero rara vez se tienen en cuenta las personalidades que se agrupan. Las dinámicas de equipo se refieren a los factores psicológicos inconscientes que también pueden influir en el comportamiento de un equipo. Las dinámicas de equipo en el lugar de trabajo son importantes porque influyen en la creatividad, la productividad y la eficacia. Dado que el trabajo en grupo es parte integrante de las organizaciones, la mejora de la dinámica de grupo puede dar lugar a mejores resultados en el trabajo, a la satisfacción de los clientes y a una mejora de los resultados.