Dinamicas para trabajar la empatia

ejemplos de empatía en la comunicación

Imagina este escenario: Estás comiendo en la sala de profesores y el monitor de la cafetería viene a buscarte. Uno de tus alumnos, Shaun, está empujando a otros estudiantes para llegar al principio de la fila para salir al recreo. Es el tercer día consecutivo que el monitor interrumpe tu almuerzo por el mismo motivo.

Frustrado, corres por el pasillo. Le dices a Shaun que si no puede esperar su turno con calma, tendrá que ser el último de la fila a partir de ahora. Tu reacción es comprensible: lo que ves es un alumno que sigue apartando a los demás niños de su camino incluso después de que se le haya dicho que no lo haga.

Es de naturaleza humana centrarse en cómo el comportamiento negativo de un alumno le quita tiempo a la enseñanza y afecta a su clase. Cuando se encarga de gestionar el comportamiento, además de enseñar el contenido, es fácil pasar por alto lo que ocurre con el alumno y centrarse en lo que le ocurre a usted como profesor.

Mostrar empatía puede ayudarle a cambiar esa dinámica, de modo que no sólo reconozca y considere lo que ve y siente, sino también lo que no ve. Esos desafíos que no se ven pueden incluir diferencias de aprendizaje y de pensamiento. Pero también pueden estar implicadas otras luchas, como los traumas o el hambre.

7 formas de desarrollar la empatía

Tabla 1 Características de los encuestados, incluidos los resultados del EQTabla completaCon el uso de la prueba t de Student (t = 9,8, df = 1683, p < 0,0001 para n = 1683) hemos recibido diferencias estadísticamente importantes en los niveles de empatía entre mujeres (M = 44,8, SD = 9,62) y hombres (M = 38,8, SD = 10,23). Está en conformidad con los principios/supuestos psicométricos del test EQ-40 en el que las mujeres reciben puntuaciones más altas (t = 4,3, df = 196, p < 0,0001; medias en el grupo de hombres M = 41,8 y mujeres M = 47,2) [14]. Las proporciones entre el número de participantes femeninos y masculinos del estudio se asemejan mucho a las proporciones entre el número de estudiantes femeninos y masculinos en cada campo. No observamos indicios de ninguna sobrerrepresentación. (Tabla 2).

Tabla 3 Distribución de la media de EQ por campos y años de estudiosTabla de tamaño completoEscala de trastornos del nivel de empatíaDe acuerdo con la división adoptada en clases de empatía para el test EQ-40, el rango de puntuación para la clase I era de 0-32. De acuerdo con los supuestos teóricos, esta clase está representada por personas con un bajo nivel de empatía o trastornos de empatía, más frecuentemente afectados por AP o HFA que obtienen 20 puntos de media [16]. La clase II representa los resultados entre 33 y 51 puntos que se traduce en un nivel medio de empatía en el que la mayoría de las mujeres obtienen 47 puntos y los hombres 42. En la clase III hay personas con resultados entre 52 y 63 puntos, que está por encima de la media. La clase IV es característica de las personas que han obtenido entre 64 y 80 puntos, es decir, las que tienen un nivel de Inteligencia Emocional muy alto o máximo [16].En cuanto a la distribución por sexos, en la clase I había un 60,5% de hombres (n = 127) y un 39,5% de mujeres (n = 83). Si tenemos en cuenta el tipo de universidad, descubrimos que el 14,6% de los alumnos de la clase I eran estudiantes de medicina (n = 146) y el 9% (n = 64) eran estudiantes de ciencias sociales (Tabla 4).

ejemplo de empatía y simpatía

En su forma más sencilla, la empatía es la capacidad de reconocer las emociones de los demás y de comprender las perspectivas de otras personas en una situación. Comprender a los demás es algo más que percibir sus sentimientos y emociones; también significa interesarse y respetar de verdad a los demás y sus preocupaciones.

Escucha lo que dice la otra persona y capta las señales emocionales de su lenguaje corporal, su tono de voz y otros elementos no verbales de la comunicación. Muestra sensibilidad hacia ellos y comprende sus puntos de vista. Apóyelos comprendiendo sus necesidades y emociones.

Tener una gran empatía hace que te preocupes por el bienestar y la felicidad de los demás. También significa que a veces puedes sentirte abrumado, quemado o incluso sobreestimulado por pensar siempre en las emociones de los demás.

Mi forma favorita de practicar la empatía es hablar con gente nueva. Los investigadores han descubierto que intentar imaginar cómo se siente otra persona no suele ser suficiente. Por suerte, la solución es sencilla:  Pregúntales cómo se sienten. Aprovecha tu curiosidad natural, siente curiosidad por su vida, por las cosas que realmente les gustan. Consejo: «Cuéntame más sobre eso, tengo curiosidad».

ejemplos de empatía en el trabajo

Todos hemos estado en trabajos en los que el trabajo estaba bien y la paga era buena, pero el ambiente emocional era invivible. Hay un dicho: «La gente no renuncia a su trabajo, sino a sus jefes», porque un ambiente emocional mal gestionado provoca una pérdida de productividad y un aumento del absentismo y el agotamiento. Si el ambiente emocional es miserable, puede ahogar la creatividad y la colaboración, hacer que los buenos empleados se vayan y crear una tasa de rotación inaceptablemente alta. Por supuesto, muchos directivos no tienen el poder o la influencia que necesitan para hacer que su entorno de trabajo sea saludable, y por eso suele ser necesario el apoyo externo.

La gente por fin se está dando cuenta de que escuchar, tomar perspectiva y la Inteligencia Emocional (EQ) no son habilidades «blandas» o prescindibles en el lugar de trabajo. El ritmo rápido, multinacional y multicultural del lugar de trabajo actual requiere Inteligencia Emocional, fuertes habilidades de relación y la capacidad de combinar múltiples perspectivas en una visión unificada que funcione para todos.

Esta nueva dinámica de trabajo es muy esperanzadora, pero lo que a menudo falta es la comprensión de que todas estas habilidades se suman a la empatía. La empatía es una habilidad esencial, pero si la empatía se requiere pero no se apoya en su lugar de trabajo, entonces una nueva forma de dificultad puede llevar al conflicto, al agotamiento y a la rotación innecesaria.