En que consiste la escucha activa

Escucha activa pdf

Existen tres modelos básicos de escucha, cada uno de los cuales refleja las distintas formas en que la persona que escucha puede sentirse. Puedes utilizar los tres modelos de escucha en un momento u otro, dependiendo de a quién estés escuchando, de qué trate la conversación e incluso del estado de ánimo en el que te encuentres.

1. Escucha competitiva o combativa: Este es el tipo de escucha que se realiza cuando las personas quieren imponer su propio tipo de punto de vista u opinión en lugar de escuchar el de otra persona. Con este tipo de escucha, la mayoría de las veces estamos esperando para intervenir y decir algo o señalar los defectos de lo que la otra persona está diciendo. Fingimos que estamos escuchando, cuando en realidad estamos formulando nuestras propias ideas y esperando a que la persona rompa para poder soltarlas. El inconveniente es que no asimilamos realmente lo que la otra persona está diciendo y hemos cerrado nuestra mente, lo que supone una barrera para la buena escucha.

2. La escucha pasiva y atenta: En este tipo de escucha, nos interesamos realmente por lo que dice la persona. En este punto, todavía no estamos en el punto de responder e involucrarnos, pero entendemos los puntos que el orador está tratando de hacer. Puede que estemos de acuerdo con lo que se dice, pero lo hacemos de forma pasiva y no reflexiva.

Técnicas de escucha activa

Alison Doyle es una de las principales expertas en carreras profesionales del país y ha asesorado tanto a estudiantes como a empresas sobre prácticas de contratación. Ha concedido cientos de entrevistas sobre el tema para medios como The New York Times, BBC News y LinkedIn. Alison fundó CareerToolBelt.com y lleva más de 20 años siendo una experta en la materia.

El elemento «activo» consiste en prestar atención a la conversación, no interrumpir y tomarse el tiempo necesario para comprender lo que el interlocutor está tratando. El elemento «activo» consiste en tomar medidas para extraer detalles que de otro modo no se compartirían.

La escucha activa es una habilidad útil que debe desarrollar cualquier trabajador. Te ayuda a entender de verdad lo que la gente dice en las conversaciones y reuniones (y no sólo lo que quieres oír o crees oír).

Al igual que el pensamiento crítico y la resolución de problemas, la escucha activa es una habilidad blanda muy apreciada por los empresarios. En las entrevistas de trabajo, el uso de técnicas de escucha activa puede ayudar a mostrar al entrevistador cómo sus habilidades interpersonales pueden atraer a la gente.

Escucha dialógica

La escucha activa es la práctica que consiste en prepararse para escuchar, observar los mensajes verbales y no verbales que se envían y, a continuación, proporcionar la información adecuada para demostrar que se está atento al mensaje que se presenta[1] Esta forma de escuchar transmite un entendimiento mutuo entre hablante y oyente. El orador recibe la confirmación de que su punto de vista es eficaz, y el oyente absorbe más contenido y comprensión al estar involucrado. La escucha activa fue introducida por Carl Rogers y Richard Farson[2].

Carl Rogers y Richard Farson acuñaron el término «escucha activa» en 1957 en un artículo del mismo título (reimpreso en 1987 en el volumen Communicating in Business Today). La práctica de la escucha activa también puso de relieve el concepto de Rogers (1980) de tres condiciones facilitadoras para un asesoramiento eficaz: empatía, autenticidad y consideración positiva incondicional[2]: «La escucha activa es una forma importante de provocar cambios en las personas. A pesar de la noción popular de que escuchar es un enfoque pasivo, las pruebas clínicas y de investigación muestran claramente que la escucha sensible es un agente muy eficaz para el cambio de la personalidad individual y el desarrollo del grupo. La escucha provoca cambios en las actitudes de las personas hacia sí mismas y hacia los demás; también provoca cambios en sus valores básicos y en su filosofía personal. Las personas que han sido escuchadas de esta forma nueva y especial se vuelven más maduras emocionalmente, más abiertas a sus experiencias, menos defensivas, más democráticas y menos autoritarias»[3].

Por qué es importante la escucha activa

Explorar activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La escucha activa se refiere a una pauta de escucha que te mantiene comprometido con tu interlocutor de forma positiva. Es el proceso de escuchar atentamente mientras otra persona habla, parafraseando y reflejando lo que se dice, y reteniendo juicios y consejos.

La escucha activa implica algo más que oír a alguien hablar. Cuando se practica la escucha activa, uno se concentra plenamente en lo que se dice. Se escucha con todos los sentidos y se presta toda la atención a la persona que habla.

La escucha activa sirve para ganarse la confianza de los demás y ayudarte a comprender sus situaciones. La escucha activa comprende tanto el deseo de comprender como el de ofrecer apoyo y empatía al interlocutor.