Fortalezas debilidades oportunidades y amenazas

Amenazas en el análisis dafo

DAFO significa:  Fuerza, Debilidad, Oportunidad, Amenaza. Un análisis DAFO le guía para identificar los puntos fuertes y débiles de su organización (S-W), así como las oportunidades y amenazas más amplias (O-T). Desarrollar una conciencia más completa de la situación ayuda tanto a la planificación estratégica como a la toma de decisiones.

El DAFO no es la única técnica de evaluación que puede utilizar. Compárela con otras herramientas de evaluación de la Caja de Herramientas Comunitaria para determinar si es el enfoque adecuado para su situación.  Los puntos fuertes de este método son su sencillez y su aplicación a diversos niveles de funcionamiento.

A continuación se presenta una tercera opción para estructurar su análisis DAFO, que puede ser adecuada para una iniciativa más amplia que requiera una planificación detallada. Esta «matriz TOWS» es una adaptación del texto de gestión estratégica de Fred David.

David ofrece un ejemplo para la empresa Campbell Soup que hace hincapié en los objetivos financieros, pero también ilustra cómo se pueden emparejar los elementos dentro de una cuadrícula DAFO para desarrollar estrategias. (Esta versión del gráfico está abreviada).

Oportunidades en el análisis dafo

El análisis DAFO (puntos fuertes, puntos débiles, oportunidades y amenazas) es un marco utilizado para evaluar la posición competitiva de una empresa y desarrollar la planificación estratégica. El análisis DAFO evalúa los factores internos y externos, así como el potencial actual y futuro.

Un análisis DAFO está diseñado para facilitar una visión realista, basada en hechos y en datos, de los puntos fuertes y débiles de una organización, iniciativas o dentro de su sector. La organización debe mantener la precisión del análisis evitando creencias preconcebidas o áreas grises y centrándose en cambio en contextos reales. Las empresas deben utilizarlo como una guía y no necesariamente como una receta.

El análisis DAFO es una técnica para evaluar el rendimiento, la competencia, el riesgo y el potencial de una empresa, así como de una parte de la misma, como una línea o división de productos, un sector u otra entidad.

Utilizando datos internos y externos, la técnica puede orientar a las empresas hacia las estrategias con más probabilidades de éxito, y alejarlas de aquellas en las que han tenido, o es probable que tengan, menos éxito. Los analistas DAFO independientes, los inversores o los competidores también pueden orientarles sobre si una empresa, línea de productos o industria puede ser fuerte o débil y por qué.

Análisis dafo de una empresa

Los puntos fuertes y débiles son internos a su empresa, cosas sobre las que tiene cierto control y que puede cambiar. Por ejemplo, quién forma parte de su equipo, sus patentes y propiedad intelectual, y su ubicación.

Las oportunidades y las amenazas son externas: cosas que ocurren fuera de su empresa, en el mercado en general. Puede aprovechar las oportunidades y protegerse de las amenazas, pero no puede cambiarlas. Algunos ejemplos son los competidores, los precios de las materias primas y las tendencias de compra de los clientes.

Un análisis DAFO organiza sus principales puntos fuertes, puntos débiles, oportunidades y amenazas en una lista organizada y suele presentarse en una sencilla cuadrícula de dos en dos. Adelante, descargue nuestra plantilla gratuita si quiere meterse de lleno y empezar.

Puede que piense que ya sabe todo lo que tiene que hacer para tener éxito, pero un análisis DAFO le obligará a mirar su negocio de nuevas maneras y desde nuevas direcciones. Analizará sus puntos fuertes y débiles, y cómo puede aprovecharlos para sacar partido de las oportunidades y amenazas que existen en su mercado.

Ejemplos de dafo

La ventaja competitiva se refiere a los factores que permiten a una empresa producir bienes o servicios mejor o más baratos que sus rivales. Estos factores permiten a la entidad productiva generar más ventas o márgenes superiores en comparación con sus rivales del mercado. Las ventajas competitivas se atribuyen a una serie de factores como la estructura de costes, la marca, la calidad de la oferta de productos, la red de distribución, la propiedad intelectual y el servicio al cliente.

Las ventajas competitivas generan un mayor valor para una empresa y sus accionistas debido a determinados puntos fuertes o condiciones. Cuanto más sostenible sea la ventaja competitiva, más difícil será para los competidores neutralizarla. Los dos tipos principales de ventajas competitivas son la ventaja comparativa y la ventaja diferencial.

La capacidad de una empresa para producir un bien o un servicio de forma más eficiente que sus competidores, lo que conlleva mayores márgenes de beneficio, crea una ventaja comparativa. Los consumidores racionales elegirán el más barato de los dos sustitutos perfectos ofrecidos. Por ejemplo, el propietario de un coche comprará gasolina en una gasolinera que sea 5 céntimos más barata que otras gasolineras de la zona. En el caso de los sustitutos imperfectos, como la Pepsi frente a la Coca-Cola, los márgenes más altos para los productores de menor coste pueden acabar dando un rendimiento superior.